Basket Mi cesta

English | Français
Search
Group of Residents Standing Together

Hoy —jueves 16 de diciembre de 2021— se nombró ganador de uno de los Premios de Oro de la edición de este año de los Premios Mundiales del Hábitat a un proyecto que creó casas de asequibilidad permanente para personas de bajos ingresos de Bruselas, y que ha inspirado a organizaciones de otras ciudades europeas.

En Bruselas, el incremento de los precios de las casas y la escasez de viviendas sociales han generado una crisis de vivienda asequible que obliga a las personas de ingresos más bajos a elegir entre alquilar casas de baja calidad o irse de la ciudad.

Para abordar este problema, que se agrava día a día, Community Land Trust Brussels (CLTB) promueve con éxito el uso del modelo de fideicomiso de la tierra en Bélgica. Con la Región de Bruselas Capital como patrocinador principal, CLTB construye viviendas asequibles en tierras que son propiedad de la comunidad. Quienes compran las casas son personas de bajos ingresos, en su mayoría (más de un 80 por ciento) con contextos de migración.

Los residentes tienen un papel central tanto en la dirección de la organización, como en el diseño y la administración de los proyectos de vivienda. Las casas se venden por un valor entre un 30 y un 50 por ciento más bajo que el de las alternativas equivalentes en el mercado. El costo de la casa se subsidia según la capacidad de pago de la familia. Tanto quienes residen allí como quienes no lo hacen tienen la posibilidad de formar parte de una comunidad integrada y afectuosa.

CLTB ya completó cinco proyectos, mediante los que 450 personas pudieron acceder a 103 casas. Se están preparando cuatro proyectos más, y la organización está muy comprometida con la expansión del modelo de fideicomiso de la tierra hacia el resto de Europa y otras regiones.

CLTB está empezando a tener influencia sobre las políticas oficiales de la Región de Bruselas Capital, donde, inspirándose en el modelo de fideicomiso de la tierra, el Plan de Emergencia para Viviendas estableció que los proveedores principales de viviendas asequibles deben empezar a implementar mecanismos para ofrecer una asequibilidad permanente. La organización prevé otorgar viviendas a 1.000 personas para el año 2030, lo cual garantiza la concreción de casas verdaderamente asequibles e inclusivas para grupos marginados cuyas voces suelen ignorarse.

Fatima se mudó a su apartamento en Molenbeek hace aproximadamente un año, y ayuda a organizar el Bazaar Festival —un mercado de pulgas mensual— que fortalece la cohesión entre los residentes y sus vecinos.

“Yo me encontraba en una situación de vivienda difícil, porque estaba en un apartamento bastante pequeño y muy caro. Me dije a mí misma, ‘Esto no puede ser, tengo que encontrar la manera de hacer algo’. Me interesó la idea de tener una casa en la que pudiera estar tranquila, sin preocuparme por posibles aumentos del alquiler […] o inconvenientes con el propietario. Me gustaron mucho los valores de Community Land Trust Brussels, la idea de ayudarnos entre todos. […] Tuvimos nuestros altibajos, pero […] aprendimos a entender las dificultades de cada uno, para buscar soluciones juntos. Ahora, todos tenemos nuestros apartamentos y cuando nos encontramos en los pasillos, el trato es siempre educado y amigable. Estoy feliz de poder volver a mi casa, que es algo que no me pasaba en los apartamentos en los que vivía antes”.

Maimunah Mohd Sharif, Directora Ejecutiva de ONU-Hábitat e integrante del jurado de la etapa definitoria de los Premios Mundiales del Hábitat, dijo: “La COVID-19 puso de manifiesto la necesidad crucial de mejorar la resiliencia y promover sociedades más inclusivas y justas. La disminución de las desigualdades en las ciudades es una de las piedras angulares para asegurarnos de que todos estemos más preparados para crisis y conmociones futuras.

“Este proyecto está totalmente alineado con el trabajo que hicimos durante 2021 para mejorar la asequibilidad de las viviendas. Valoramos el enfoque en el abordaje de la falta de asequibilidad de las viviendas, que impide que las personas accedan a las oportunidades que ofrece la urbanización. La crisis de asequibilidad existía antes de la COVID-19 y fue un factor importante para la propagación de sus efectos desastrosos. Al mismo tiempo, el desafío de entender mejor la manera de aumentar el acceso a viviendas asequibles y de calidad se ha hecho todavía más urgente, debido a la creciente inestabilidad que generan los efectos económicos colaterales de la pandemia. Este proyecto es una solución eficaz y replicable para obtener viviendas adecuadas para todas las personas”.

Leilani Farha, Directora Global de The Shift y una de las integrantes del jurado de la etapa definitoria de los Premios Mundiales del Hábitat, dijo: “Este proyecto permite que familias de bajos ingresos —que suelen quedar excluidas del mercado de vivienda— tengan la oportunidad de ser propietarias de una casa, sin un precio prohibitivo. Y, no solo les ofrece seguridad, también permite una estabilidad intergeneracional. El trabajo de Community Land Trust Brussels transmite un mensaje importante: para que las familias de bajos ingresos accedan a viviendas asequibles y seguras, se requieren opciones creativas, que no se basen en el mercado”.

David Ireland, Director Ejecutivo de World Habitat, dijo: “Los fideicomisos de la tierra son una de las ideas más importantes de los últimos cien años. La tierra es un recurso finito, pero el libre mercado no la distribuye de manera equitativa. Cada vez más, el libre mercado deja de lado a quienes tienen ingresos más bajos. La vivienda social ofrece una respuesta, pero nunca logra estar a la altura de la demanda, que crece a pasos nunca vistos.

“Los fideicomisos de la tierra, así como otras formas de vivienda liderada por la comunidad, ofrecen una respuesta que desvincula la propiedad y la tenencia de la tierra. Esto disminuye los costos de las viviendas y les otorga a las personas más poder de participación y más libertad para vivir sus vidas como quieran. Community Land Trust Brussels es el primer fideicomiso grande de Europa. Es un enfoque pionero en la provisión de casas asequibles para personas de bajos ingresos que viven en una ciudad cara. Se ha desarrollado y creció hasta convertirse en un modelo que inspira y ayuda a muchos otros fideicomisos de la tierra de toda Europa”.

El jurado del Grupo Asesor de los Premios Mundiales del Hábitat dijo: “En CLTB se da mucha importancia a la relación con la gente, proponen un contacto estrecho e individualizado, incluso antes de que las personas sean residentes. Ofrecen la oportunidad de tenencia de una casa en un mercado sobrecargado que nunca les habría permitido esta posibilidad. El precio de la tierra es un problema grave en toda Europa, especialmente en áreas urbanas, y este proyecto pretende abordarlo para ayudar a las personas más excluidas del mercado de vivienda. Es una gran contribución a la política de vivienda, que se está popularizando en toda Europa, como un claro ejemplo de eficacia.

“Lograron introducir el modelo de fideicomiso de la tierra en el circuito establecido de la Unión Europea, algo extremadamente importante para fomentar su expansión hacia otros países del continente. Es un gran movimiento, y ellos son unos magníficos defensores del modelo. La integración y la inclusión satisfactorias de residentes de tantas nacionalidades diferentes son asombrosas”.

La organización de los Premios está a cargo de World Habitat en asociación con ONU-Hábitat.


Últimas noticias

Ver todos

Hasta que pase el temblor

| Our Blog

¡Súmese al debate!